Tecnologia RFID

Tecnologia RFID

RFID

RFID o identificación por radiofrecuencia (del inglés Radio Frequency Identification) es un sistema de almacenamiento y recuperación de datos remoto que usa dispositivos denominados etiquetas, tarjetas o transpondedores RFID. El propósito fundamental de la tecnología RFID es transmitir la identidad de un objeto (similar a un número de serie único) mediante ondas de radio. Las tecnologías RFID se agrupan dentro de las denominadas Auto ID (automatic identification, o identificación automática).

Las etiquetas RFID (RFID tag en inglés) son unos dispositivos pequeños, similares a una pegatina, que pueden ser adheridas o incorporadas a un producto, un animal o una persona. Contienen antenas para permitirles recibir y responder a peticiones por radiofrecuencia desde un emisor-receptor RFID. Las etiquetas pasivas no necesitan alimentación eléctrica interna, mientras que las activas sí lo requieren. Una de las ventajas del uso de radiofrecuencia (en lugar, por ejemplo, de infrarrojos) es que no se requiere visión directa entre emisor y receptor.

¿Cómo funciona la tecnología RFID?

El lector realiza peticiones o preguntas por radiofrecuencia al chip que integran las etiquetas RFID, las cuales emiten una respuesta al recibir las señales del lector, permitiendo la identificación con gran seguridad y precisión en tiempo real.

 

  El código de identificación que contienen es único y puede ser personalizado durante la fabricación de la etiqueta. Los fundamentos físicos en los que se basa la tecnología RFID, implican la aparición de varios modelos de comunicación entre los dispositivos básicos del sistema. La comunicación por radiofrecuencia, requiere la incorporación de una antena RF en cada uno de los dispositivos implicados en la comunicación cuya forma y características depende de la banda de frecuencia en la que funcionen.

 

Las siguientes bandas de frecuencia son las que utilizan los diferentes sistemas de RFID que actualmente están presentes en el mercado.

Bandas de frecuencia utilizadas en RFID

Banda de frecuencias Descripción Rango
125 kHz LF (Baja Frecuencia) Hasta 50 cm.
13,56 MHz HF ( Alta Frecuencia) De 8 cm.
400 MHz – 1.000 MHz UHF (Ultra Alta Frecuencia) De 3 a 10 m.
2,45 GHz – 5,4 GHz Microondas Más de 10 m.

 

La banda de 125 Khz era utilizada por las antiguas tarjetas de identificación en los primeros lectores de proximidad que salieron al mercado, lo bueno de estas frecuencias era el buen alcance conseguido para leer las tarjetas con lectores técnicamente poco complejos, y lo malo, la baja seguridad debido a la facilidad de copiar las tarjetas.

La frecuencia de 13,56Mhz es la utilizada por las modernas tarjetas de identificación, lo bueno de esta tecnología es la alta seguridad de las aplicaciones y la cantidad de información que se puede guardar en su memoria, como por ejemplo el patrón de la huella del portador de la tarjeta, también es posible incorporar en la tarjeta varias aplicaciones diferentes, como puede ser el control de accesos y monedero para máquinas de vending. Esta tecnología actualmente está extendida en todo el mundo y producida por varios fabricantes licenciados por NXP (Philips) disponen de varios modelos: Mifare® Classic, Desfire, Ultra ligth, y Mifare Plus®, esta última recién aparecida se caracteriza por su máxima seguridad para aplicaciones críticas y ha sido seleccionada por grandes empresas de medios de pago.

¿Cómo son los tags?

Los tags (etiquetas) incluyen en su interior un pequeño chip y una antena impresa o bobinada para comunicarse con el lector. El chip tiene grabado un número (ID) de serie único que lo identifica entre los demás, y puede disponer de una pequeña memoria para guardar datos, que los lectores son capaces de leer y escribir.

Hay tres tipos de etiquetas RFID, activas, semipasivas y pasivas. Los tags pasivos no necesitan alimentación interna, toman la energía de la propia emisión de las antenas del lector y sólo se activan cuando se encuentran en el campo de cobertura del lector. Las etiquetas activas utilizan alimentación propia de una pequeña batería, y pudiendo comunicarse con el lector a una distancia mucho mayor y procesando una cantidad de datos superior. Las etiquetas semipasivas se parecen a las activas en que poseen una fuente de alimentación propia, aunque en este caso se utiliza principalmente para alimentar el microchip y no para transmitir una señal.

Tags RFID ejemplos
Los tags RFID son de multitud de formas y tamaños según los diferentes entornos donde deben utilizarse, el material que se utiliza para el encapsulado de los tags varía dependiendo del uso que queramos darles, los encapsulados en plástico (generalmente PVC) o botones suelen tener mayor durabilidad, son perfectos para aplicaciones donde se tiene que reutilizar o en ambientes hostiles. Cuando la finalidad es identificar objetos, pueden ser cajas o palets que se mueven dentro y fuera de un almacén, lo más común es utilizar un substrato de plástico con forma de etiqueta que se adhiera a la superficie del objeto a identificar. También pueden estar insertadas en tarjetas de plástico, como las de crédito, se denominan “contactless smart cards”, o en papel(sustituyendo a los conocidos códigos de barras), llamadas “smart labels”. Si el objetivo final de la aplicación es la identificación de animales, suele usarse el método de insertar el tag debajo de la piel del animal o bien en el estómago. Para hacer esto posible, el chip y la antena se encapsulan en substratos no tóxicos a modo de cápsula. Otras aplicaciones donde podemos ver RFID son las llaves de seguridad del vehículo, o las tarjetas de control de acceso a zonas restringidas y/o edificios. Ejemplos de tags de diferentes formas y tamaños
2 Comentarios
Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *